Últimas Noticias del Celuloide
Inicio » Críticas » ‘Ocho apellidos vascos’, crítica: el éxito está en reírse de nosotros mismos

‘Ocho apellidos vascos’, crítica: el éxito está en reírse de nosotros mismos

ocho apellidos vascos critica

‘Ocho apellidos vascos‘ es el éxito revelación y bastante inesperado del cine español de este 2014: se ha convertido sin demora en la película más taquillera de nuestro cine en nuestro país. Este hallazgo es muy sintomático del estado del país y esto no es una crítica negativa a la película, sino un hecho claro: Hay mucha necesidad de reírse y cuánto más personal es el chiste resulta  más curativo y eficaz .

‘Ocho apellidos vascos’ basa su ‘ gloria’ en una suerte de tópicos y parodías acertadas y conocidas, bien guiadas por un elenco de actores que sabe llevarlos hasta el final y a sus últimas consecuencias. ANdaluces y vascos son muy diferentes y en el cliché es donde sin duda más se distinguen del resto, sin por ello no dejar un puntito para la verdad de lo que somos. Si bien esto siempre funciona en el país donde se representa, raro es que sea entendido en otros. Este fenómeno es similar al de ‘Bienvenidos al norte’ en Francia o ‘Bienvenido al Sur’ en Italia, localismos muy divertidos allá donde la parodia nace, pero que pueden ser muy ajenos e incomprendidos para los demás. Aquí el guión funciona a bases de sketches escritos por el ya versado en estos temas Borja Cobeaga que no sólo cuenta con las entretenidas ‘Pagafantas’ y ‘No controles’ sino que cuenta en su haber con los gags de ‘Vaya semanita‘. Junto a él hallamos a Diego San José, que hace un buen tandem con él  como ya hizo en ‘Pagafantas’ y la serie de la ETB, además de escritor de ‘ElIntermedio’,’ Made in China’ o ‘¡Qué vida más triste!’ (Gran parte del buen trabajo de las escenas cómicas hay que también atribuirselo al monologuista y actor Dani Rovira hace mucho por darle vida y gracia al personaje protagonista)

ocho-apellidos-vascos-poster

Más allá de estos tópicos bien dirigidos y actuados, el argumento del film no puede ser  más trillado y conocido e incluso hasta cierto punto inverosímil. Tras una nocha loca, a la par que frustrada, Amaia vuelve a su pueblo y Rafa se queda sólo y hechizado por ella hasta tal punto que decide ir tras la joven a darle un final a esa cita. Así emprende el viaje al País Vasco con la excusa de devolver el bolso a la muchacha. Al llegar allí el recibimiento no puede ser peor, pero ella abandonada por su novio con el que se iba a casar en breve, vuelve a por el sevillano para que finja ser su prometido ante la repentina aparición de su desparecido padre. Él, sevillano profundo, tiene que pasar por vasco y, lo que es más, tiene al mismo tiempo que enamorar a la reticente chica en ese lapso de dos días de visita del progenitor. Lo demás ya os lo podéis imaginar.

Al hilo de esto nos divertirán con tópicos de vascos y andaluces, con personajes pintorescos y hasta con chistes sobre terrorismo, kale borroca y manifestaciones. Todo eso si en el más estricto tono familiar, lo que ayuda a que todas las generaciones y edades se echen unas carcajadas incluso juntos, acudiendo en tropa a la sala de cine. Los mismos guionistas pretendían ser menos políticamente correctos, pero la intención de los productores y del director Emilio Martínez-Lázaro (responsable de otros éxitos como ‘El otro lado de la cama’ y ‘Las trece rosas’) era arrastrar a todos los públicos sin provocar ‘fisuras’ ni ‘chirridos’  molestos.  Aparte de esto, ni fotografía espectacular, ni el aprovechamiento de las sugerentes localizaciones, ni las consabidas y recurrentes canciones, ni efectos especiales (ni siquiera ‘dramáticos’), ni bombardeos de cameos, sólo hay espacio para el más puro humor ‘local’.

De este modo junto al genial Dani Rovira, nos hacen reír Karra Elejalde, Carmen Machi y Clara Lago, en un rato que no nos cambiará la vida, pero nos amenizará lo justo y desde luego, nos hará olvidarnos de los problemas. Tanto ha gustado que ya se está preparando la confirmada secuela: ‘Nueve apellidos catalanes’. Repetimos,’Ocho apellidos vascos’ no es una obra maestra, pero funciona en lo que se propone, hacernos reír, por eso, a esta mediana y tontorrona comedia romántica y local le damos la enhorabuena.

 

5 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies