Últimas Noticias del Celuloide
Inicio » Cartelera » El nuevo cine en blanco y negro

El nuevo cine en blanco y negro

El cine en blanco y negro fue el primigenio, pero cayó en desuso con la implantación generalizada del color  allá por los 50 (aunque empezó a usarse a partir de 1933). Desde entonces quedó relegado a las películas de menor presupuesto, a la serie B y al cine negro. ¿Sabéis qué tipo de cine se decanta hoy por esta clase de fotograma?

Todo vuelve y ahora muchos cineastas optan por este tipo de película con las mismas intenciones que en su momento lo hizo el sistema policromático: una función estética aunque también simbólica. Con el estreno de ‘Blancanieves’ de Pablo Berger, queremos traer de nuevo a colación alguno de los films que en los últimos tiempos han elegido esta opción.

Las mudas pero contemporáneas

Más vale una buena imagen que mil palabras, o al menos debieron pensar los directores de estas dos  historias al prescindir de la palabra sonora. Mal no les está yendo:

  • The artist‘ barrió los oscars del año pasado y eso que era francesa.
  •  ‘Blancanieves’ de Pablo Berger representará a España en la próxima edición gracias a ese toque gótico floclórico. Ambas  cuentan con bandas sonoras de lujo.

Aquí tenéis sus trailers

Vintage y nostalgia

El uso más común del blanco y negro en la narrativa audiovisual  cinematográfica y televisiva es el viaje al pasado, la nostalgia y las ensoñaciones.

De ahí que  las historias en estas ‘tonalidades’ se situén en una época pasada, aunque de un pasado añorado más que histórico en muchas ocasiones, procedentes de un tiempo dorado para los directores, bien por afición o por pertenecer a su infancia. Dentro de este apartado destacan también las épocas doradas del cine como en the Artist, los años 50, el cine negro de detectives  y gansters o las decadas de los 70, entre otras.

  • Frankenweenie de Tim Burton trae una historia de infancia, un cuento tétrico, que ya en el original de 1984  era en blanco y negro.
  • ‘Ed Wood’ del mismo Burton juntaba la admiración por este cineasta extraño, y por las películas de serie B y serie Z, los monstruos reales y los internos.
  • ‘Pleasantville’ de Gary Ross utilizaba el blanco y negro y el color para diferenciar personajes y estilos de vida en un ficticio pueblo  de una serie de televisión en unos ficticios años cincuenta. Aquí el simbolismo era claro. Cuando los protagonistas entraban accidentalmente en el programa el conocimiento que imparten al resto de personajes les hace ganar color.
  • ‘El hombre que nunca estuvo allí’ de los hermanos Coen, era su particular visión de una película de detectives  con un ritmo especial. No se trata , no obstante, de una de las mejores obras de su filmografía.
  • ‘Buenas noches y buena suerte’ de George Clooney es un drama político ambientado en los 50 que cuenta el conflicto entre el periodista Edgar R, Murrow y el senador McCarthy

Las históricas: antes y después de la guerra

Algunas películas emplean el blanco y negro para realizar el mismo salto al pasado pero uno más lejano y duro, en lugar de ser mirado con deseo o melancolía es uno que no debe ser olvidado, al que se le da formalidad con el tono, una atmósfera trágica y gris, con un cierto fin didáctico.

  • Mientras Steven Spielberg lo usa en una historia más ‘convencional’ en ‘La lista de Schlinder’ y con una fotografía perfecta, Michael Haneke consigue aumentar la sensación de silencio y sobriedad en el que se fragua el desasiego y la rabia de ‘La cinta blanca’.
  • Algo parecido sucede en la pendiente de estreno ‘Adam resucitado’ de Schrader: los flashbacks más drámaticos del capo de concentración y el pasado que tanto le duele al protagonista se dan en blanco y negro. Lo añorado y los recuerdos suele ser uno de los contenidos en los que se emplea más el blanco  y negro.
  • ‘Ciudad de vida y muerte’ de Lu chuan nos ofrece el duro relato de las atrocidad de la guerra entre China y  Japón en 1937. A parte de uso dramático viene a reducir el efecto reiterado y excesivo de la sangre, cosa que también se conseguía en las escenas de la batalla del primer ‘Kill bill’

Un toque independiente o de autor

Las historias personales necesitan un enfoque personal y  diferente, pero efectista a la vez y donde, al tiempo, lo principal sea el desvestirse de ciertos artificios y quizás el color sea una metáfora de ello para los independientes. Sin embargo, quien crea que las películas rodadas en este ‘formato’ son necesariamente más baratas, de hecho, es al contrario actualmente.

Ejemplos de esto son

  • ‘Clerks’ de kevin Smith
  • ‘El hombre elefante’ de  David Lynch
  • ‘Dead man’, ‘Coffee and Cigarettes’ de Jim Jarmusch.

Estos dos últimos, Jarmusch y Lynch, además muestran universos complejos a los que el blanco y negro les añade tintes aún más oscuros que remarcan los contrastes de sus laberintos y paradojas.

  • ‘Manhattan’, ‘Celebrities’ y parte de ‘La rosa púrpura del Cairo’ de Woody Allen. Su partícular humor y noistalgía por lugares y épocas se demuestran aquí con cierta ironía.
  • ‘Toro salvaje’ de Martin Scorsese
  • ‘Tetro’ de Francis Ford Coppola. Esta fallida cinta trataba de devolvernos una historia de suspense y ‘negra’ del director de ‘El padrino’, pero se quedó sólo en lo visual. Aquí también podemos ver a una espléndida Maribel Verdú. Más suerte tuvo el realizador con  ‘La ley de la calle’ de 1983

Plasticismo y comic

En algunos casos, como también pasa en las películas de género ‘negro’, este ‘color’ aporta un efecto teatral que también puede enriquecer la historia y la fotografía. En este caso, el uso parcial de esta ausencia de colores fue muy efectiva en:

-‘Kill Bill’ 1 de Quentin Tarantino

– ‘Sin city’ de Robert Rodríguez

En español

Por supuesto que en tierra patria también se ha hecho uso de esta moda o  gusto por lo oscuro. No sólo la citada ‘Blancanieves’ se ve ‘descolorida’ también lo hacían estas otras, en su estilo singulares sin duda:

  • ‘Justino, asesino de la tercera edad’. Film con humor negro y mucha guasa que convertía a Saturnino García en un asesino en serie ya jubilado.
  • ‘Esposados’- el corto  de Fresnadillos que fue a los oscars en 1996 contaba la ‘peripecia’ de un marido que trata de acabar con la vida de su mujer  a la que no soporta y a la que acaba de tocarle la loteria de Navidad. Fue el primer éxito en la carrera de este director.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies